El Cerebro! y el acto de comer


¡Se me hace agua la boca! Es la frase popular que relaciona el acto de comer con la boca, sin embargo, este acto comienza en el Cerebro y es un acto únicamente sensorial. Son nuestros 05 sentidos el oído, la vista, el olfato, el gusto y el tacto, las herramientas con que nos ha dotado la evolución para conocer e interrelacionarnos con el mundo.







Y como todo proceso tiene sus etapas, el primero que entra en juego es la Vista. Los ojos rigen nuestro sistema de decisiones alimenticio, son el capitán del barco de la comida. Es muy difícil que algo que no haya sido aprobado por los ojos llegue a nuestra boca. Tal vez por eso resulta desconcertante comer sin ver y la razón se origina en El cerebro que es el gran intérprete de toda la información que le llega a través del nervio óptico, señales eléctricas que corresponden con sensaciones luminosas que se procesan en paralelo, se registra la información de forma y color que son básico para su orientación, la codifica, busca en su archivo experiencias pasadas, actitudes y creencias y relaciona lo que ve con lo ya almacenado (recuerdo).

La visión predispone, prepara y hace concebir expectativas de lo que se degustará. Si vemos una fresa, esperaremos que, sea del color que  sabemos que son las fresas, y que sepa y huela tal como lo recordamos (programado en nuestro cerebro)

Y casi de forma instantánea entra el segundo elemento fundamental, el olfato, que es además el más potente de los cinco sentidos y el que más relacionado está con las emociones. El ser humano es capaz de distinguir unos 20.000 olores diferentes, esto queda en evidencia, por ejemplo, cuando se está resfriado, los alimentos parecen insípidos, porque los receptores olfativos quedan aislados por la mucosidad nasal. Estas células están localizadas en las papilas gustativas de la boca y la garganta, y a su vez las células nerviosas olfativas son estimuladas por los olores. Estas se encuentran en el tejido localizado en la parte superior e interna de la nariz y están conectadas directamente con el cerebro.

Podemos ver un video de hace unos años y seguramente nos costará precisar en qué momento se tomó o recordar los nombres de las personas que aparecen. En cambio, si nos presentan una hallaca, el aroma llegará al hipocampo al instante y evocará nuestros recuerdos de navidad, de familia, de nuestras madres...

El olfato es el sentido más importante a la hora de degustar un alimento y a él debemos el 90% del sabor. Confirma lo que ha percibido la vista y le da matices discriminatorios. Las moléculas olorosas de los alimentos se cuelan por la nariz hasta la pituitaria, cubierta de una especie de alfombra de células receptoras que fijan las moléculas olorosas, las reconocen y envían señales eléctricas al cerebro, que van a parar al bulbo olfativo, que percibe el olor aunque no lo identifica. Luego pasan por el sistema límbico, donde se desencadenan las emociones. Y, por último, llegan al córtex cerebral y al hipotálamo, donde se comparan con la información almacenada en la memoria y se interpretan, para identificar aquello que olemos.





Además, olemos dos veces: Si el olor se capta vía ortonasal el cerebro lo identifica como algo que puede proporcionar placer pero que aún no lo ha hecho, es decir, "comida disponible". En cambio, el olor recibido vía retronasal (desde la boca) supone que el placer y la satisfacción se están produciendo en ese momento, "comida recibida".

Luego está el Gusto, que funciona de forma muy similar al olfato. El alimento interactúa con los receptores que cubren las  mucosas bucales, en el paladar y la lengua. Las moléculas se adhieren a un receptor específico que las reconoce químicamente y envía una señal al cerebro, que la procesa para identificarla. Este sentido, además, es un poderoso auxiliar de la digestión, ya que sabemos que las sensaciones agradables del gusto estimulan la secreción de la saliva y los jugos gástricos.

La lengua es el órgano principal del gusto y también cumple un rol importante en la articulación de los sonidos, la masticación, la deglución y la succión. También tenemos sentido del gusto, aunque en menor medida, en el paladar, la garganta y la epiglotis. La lengua recoge los cinco gustos, el salado, el dulce, el amargo, el agrio y el umami (Denominado el 5º sabor, sensación gustativa agradable que produce el glutamato monosódico (ácido glutámico o MSG)



Acá nos encontramos igualmente con el Regusto (denominada también sensaciones terciarias) es la persistencia de una sensación de sabor de algunos alimentos tras haber pasado por la boca (en general por la lengua) y estar ya fuera de contacto de las papilas gustativas.

El regusto junto con el gusto son las dos sensaciones importantes en los análisis sensoriales realizados en el arte de la cata de diferentes alimentos: aceites, vino, cerveza, cafés, coñacs, especias, quesos, miel,..

  
Nuestra percepción es integrada, podemos distinguir el todo, el conjunto de las moléculas, pero no una por una. Nuestro cerebro está acostumbrado a agrupar y a distinguir la discontinuidad. Al entrar en la cocina, nos percataremos del olor del jamón que hay sobre la mesa, pero al cabo del rato, dejaremos de sentirlo. Como nos pasa con el perfume que nos ponemos por la mañana.



Cuando los olores dejan de proporcionarnos información y son redundantes, el cerebro deja de prestarles atención. Así, las neuronas están siempre preparadas para captar nuevos emisiones, algo esencial para sobrevivir.



¡El Vino Emociona!


Cuando hablamos de vino nos enlazamos inmediatamente con experiencias y vivencias, con momentos agradables, su aroma y sabor nos invita a conectarnos con la naturaleza, con sus frutos, con sus hiervas, con sus especias, nos conecta al lugar donde su creado, a su  gestación, su personalidad. El vino Emociona, porque está Vivo y desde allí es mucho lo que nos puede revelar.


Quizás ya sepas que el vino llego del Viejo Mundo con la colonización española y que su antigüedad se remonta a las primeras civilizaciones del mundo. Toda una historia extensa e interesante nos narra su evolución hasta llegar a nuestro continente, justo a América del Sur en países como Argentina, Chile, Uruguay, Brasil y Venezuela.

Mujer Venezolana  ¿Quienes SOMOS?

 En Venezuela no sólo tenemos las mujeres más bellas del planeta, sino que también hemos tenido y tenemos damas que se han destacado nacional e internacional en el desarrollo de la ciencia y la tecnología. He aquí unas cuantas de ellas:
Gioconda Cunto, primera mujer Individuo de Número en la Academia de Ciencias de Venezuela. Contra todo pronóstico, Gioconda Cunto de San-Blas superó las barreras para alcanzar el éxito a nivel profesional. Sus primeros pasos los dio en la UCV, donde obtuvo el título de Licenciada en Química 1967). Recién graduada, entró a trabajar en lo que era el Departamento de Patología Experimental del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC), y obtuvo el doctorado (Ph.D) en Bioquímica de la Universidad Heriot-Watt, Edimburgo, Gran Bretaña. Hoy vive en San Antonio de Los Altos y es jefa del Laboratorio de Micología del Centro de Microbiología y Biología Celular del IVIC. Lleva 40 años dedicados a la ciencia. Especializada en Bioquímica y Biología Molecular de hongos patógenos para humanos, en paralelo desarrollaba también con éxito su rol de madre, esposa e hija. En los laboratorios del IVIC conoció a su esposo Felipe San-Blas, con quien tiene más de 40 años de feliz matrimonio y el resultado fue una hermosa familia de tres hijos: Agustín, Ernesto y Felipe.
Hilda Pérez Carvajal, Entre las mujeres venezolanas destacas internacionalmente en el mundo de la ciencia, ella ocupa un lugar significativo, pues sus estudios de malaria y leishmaniosis han logrado grandes avances. Además, ha ocupado 10 cargos en organizaciones a nivel mundial y más de 15 en Venezuela, uno de estos la presidencia de la Sociedad Venezolana de Parasitología, a finales de los ochenta.
Panchita Soublette Saluzzo, Fue la primera mujer en obtener el título universitario en leyes. Nació en Caracas, el 24 de octubre de 1909 y falleció en la misma ciudad el 21 de mayo de 1987. Fueron sus padres Francisco Soublette Mendoza y María Luisa Saluzzo. Estudió en la Universidad Central de Venezuela, donde obtuvo en 1943, el título de Doctora en Ciencias Políticas y Sociales. Ejerció la docencia y defendió los derechos de la mujer. Fue diputada a la Asamblea Constituyente de 1946. Viajó a Estados Unidos y se especializó en Derecho de Familia e hizo cursos relacionados con la delincuencia juvenil y readaptación de adolescentes. En Venezuela ejerció en la Procuraduría Tercero de Menores, en el Juzgado Sexto de Menores, en la Corte Juvenil de Apelaciones, en el Consejo Venezolano del Niño, en la Junta de Beneficencia del Distrito Federal y en Patronato Nacional de Alfabetización. Fue colaboradora de la revista Nosotras y del periódico El Universal. Le concedieron, en 1976, el título de Mujer de Venezuela.
Mayly Sánchez, científica condecorada por Barack Obama. Merideña, cursó su pregrado de Física Pura en la Universidad de Los Andes y continuó con sus estudios en Italia y Estados Unidos. Actualmente, es profesora asistente de Física y Astronomía de la Universidad de Iowa y parte del equipo de Energía del Laboratorio de Argonne, en Illinois. En Iowa, la científica venezolana se ha atrevido a estudiar a los esquivos neutrinos. Y su curiosidad por estas partículas subatómicas la ha llevado a la Casa Blanca. Postulada por la Fundación Nacional de Ciencias, fue galardonada con el Presidential Early Career Award for Scientists and Engineers , el más alto premio que otorga el Gobierno de Estados Unidos a los científicos en etapas iniciales de sus investigaciones. Al entregarles el reconocimiento, Barack Obama refirió que “los logros impresionantes de los galardonados, en sus carreras emergentes, prometen mayores avances en los años por venir”.
También podemos citar para desarrollar a profundidad en otro artículo, mujeres como Teresa de La Parra, Luisa Cáceres de Arismendi, Josefa Camejo, Concepción Mariño, Madre María de San José, Sofía Ímber, Carolina Herrera, entre muchísimas otras mujeres de impacto positivo y fuente de ejemplo a seguir.



Redes sociales: yaelygonzalez

Cuál es tu sistema representativo favorito? Auditivo, visual o kinestesico

Sistema representativos o Predicados Verbales. PNL

Cuántas veces hemos observado cuan diferente se comportan las personas de nuestro entorno (pareja, amigos, compañeros, clientes… ) en la comunicación cotidiana o cuan diferente nos comportamos nosotros mismos ante iguales circunstancias, para ello les hago llegar esta información que nos puede generar cierta orientación y lograr cambios que nos conduzcan a mejores resultados. 

Sistema representativos “Todas las distinciones que somos capaces de realizar los seres humanos en relación con nuestro mundo interno y/o externo y nuestro comportamiento, se pueden representar de manera adecuada a través de nuestros sistemas perceptuales a este conjunto lo llamamos Sistemas representativos o Predicados Verbales. Cada uno de los cincos sentidos (vista, oído, olfato, gusto, tacto) tienen su equivalente interior o sistema “espejo” y cada ser humano tiene su sistema representativo favorito.

Conocer qué tipo somos nos traerá muchas ventajas:

  • 1.       Aprender con más facilidad.
  • 2.       Comprender por qué nos entendemos más con uno que con otro
  • 3.       Comprender mejor a las demás personas
  • 4.       Reflexionar sobre nuestra forma de comunicación y adaptarla al sistema de nuestro/s interlocutor/es
  • 5.       Potenciar la representación de nuestras vivencias o nuestras recreaciones imaginadas.


Si se logra identificar el sistema de representación de nuestros compañeros (interlocutor) podemos comunicarnos mejor. Ahora, como reconocer este sistema? Por la observación de ciertas características, aquí las más representativas:

Visual. Las personas que piensan primariamente de una manera visual tienden a utilizar un lenguaje que contiene palabras y expresiones visuales, tales como: “Ya lo veo claro” o “observo tal cosa” “Visualizo …” “imagínate” “pa´lante”. Pueden sentirse cómodos con diagramas, mapas, carteleras, instrucciones, procedimientos… todo por escrito, memorizan con imágenes. Los sonidos no los distraen, suelen hablar de prisa y parece organizados, se interesan por el aspecto visual de las cosas.

Auditivo. Utilizan frase tales como “Te estoy escuchando”, “Eso me suena bien”. Tienden a mover los ojos cuando acceden a sus pensamientos. Los ruidos los distraen fácilmente, hablan en silencio o solos, les gusta escuchar música, tiene ritmo corporal (agilidad para bailar), hablar en público, se sienten cómodos con los debates, hablar en público, entrevistar. A las personas auditivas les gusta oír las reacciones de los demás en las conversaciones.

Kinestésico. (tacto, sensaciones, movimiento). Hablan despacio, reaccionan a las recompensas físicas y al contacto. Tienden a utilizar palabras relacionadas con las sensaciones o con el tacto, tales como “Estamos poniendo manos a la obra” “Me siento…”, “Las cosa marchan con suavidad”, “Relajado”. Se sienten cómodos con los trabajo prácticos o de campo. El ambiente en términos de comodidad, temperatura, iluminación generan reacción en ellos. En las conversaciones tienden a acercarse más a las personas.



P.D: Esta información es de referencia y está basada en la plataforma de PNL. 


Instagram @yaelygonzalez
Twitter @yaelygonzalez
facebook Yaely Gonzalez

El Cerebro! y el acto de comer

¡ Se me hace agua la boca! Es la frase popular que relaciona el acto de comer con la boca, sin embargo, este acto comienza en el Cerebro ...